domingo, 29 de mayo de 2011

NO PODRÍA SER DE OTRA MANERA



Fiel a su estilo, a su juego, a su manera de ver y vivir el fútbol, el Barcelona consiguió su cuarta Liga de Campeones, la segunda bajo la dirección de Guardiola y como es costumbre, lo hizo sin dejar dudas o reclamos.

Xavi se jugó un partido de antología, Iniesta estuvo preciso, Messi jugó a su mejor nivel, Pedro incansable y acompañando cada jugada, Mascherano una muralla, Dani Alves corrió todo su costado al igual que Abidal, Valdéz oportuno en cada jugada que se lo exigió, Piqué garantía, Busquets uno de los que más participó del partido y Villa volvió al gol en el momento que más se necesitaba.

Me quedo con la imagen que será imborrable para la historia del fútbol, la de Messi celebrando el segundo gol del Barcelona con todo el ímpetú que tenía guardado.

0 comentarios:

Publicar un comentario